NUESTRA HISTORIA

 

Las dos somos sureñas de la VIII región y a pesar de vivir en la misma cuidad por muchos años y tener amigos en común no nos conocimos hasta el 2013 en Santiago, esas cosas de la vida!

Estábamos en un momento de nuestras vidas en que queríamos hacer algo distinto, teníamos ganas de emprender y al conocernos sentimos que era el momento de hacerlo, al ser de áreas distintas nos complementábamos.

 

Carolina es Bióloga Marina y Andrea Kinesióloga.

 

Sabíamos que emprender no era fácil, incluso por ser mujeres podría ser un poco más difícil, pero creímos en nosotras, nos apoyamos y nos lanzamos.

 

El inicio

 

El año 2014 ganamos un fondo de Corfo y eso fue el inicio de esta historia.

Empezamos con un laboratorio para desarrollar una investigación científica que duró 2 años.

En este tiempo creamos unas micropartículas naturales que extraen metales pesados para proteger la piel y la salud de las personas.

Iniciamos el proceso de patentamiento en Chile y el Extranjero, pero nos daban ganas de que no quedara solo en eso y nos tentamos en hacer los productos Freemet 

 

Obviamente al principio nos decían que estábamos un “poquito locas”...

Que era imposible competir con marcas grandes, y que a las personas no les interesa productos de ese tipo.

Pero seguimos nuestra intuición y continuamos adelante.

Desde que decidimos hacer los productos Freemet estábamos 100% convencidas que tenían que ser Ecológicos, Hipoalergénicos, No testeados en animales y libres de químicos agresivos.

Hoy miramos hacia atrás y vemos todo el camino recorrido y es muy satisfactorio saber que no renunciamos a nuestros sueños y que habernos atrevido fue lo mejor que pudimos hacer.

 

Los primeros Freemet

 

Estábamos muy emocionadas al tener nuestros primeros productos listos para salir del laboratorio al mundo!!

Nos habíamos preocupado de hacer productos que realmente funcionarán y que sorprendieran al que los usara porque serian igual de buenos que los tradicionales, pero con muchos más benéficos para la salud y el medioambiente.

Y así fue

Las personas que lo usaban por primera vez les gustaba mucho porque realmente limpiaban y tenían un rico olor, empezaron de apoco a recomendarnos a sus amigos y familia y Freemet fue creciendo y sumando más y más personas a una #LimpiezaMásNatural

 

Hemos hechos varios cambios en las etiquetas, los envases, nosotras también hemos cambiado (fuimos mamás en estos años)

Pero nos da orgullo que nuestra esencia y el fin por el cual creamos Freemet no ha cambiado, seguimos priorizando impactar positivamente al medioambiente y cuidando la salud.

Y no nos hemos quedado solo con eso, fuimos las primeras en implementar el retorno de envases para reutilizarlos, hoy además estamos en varias tiendas a granel (no solo en Santiago, en regiones también) para disminuir el uso de envases de plástico y lo mejor es que se vienen muchas más sorpresas.

 

En estos años hemos conocidos a personas increíbles, hemos crecido como mujeres, hemos aprendido mucho y recibido testimonios de ustedes que nos ponen la piel de gallina de emoción y por tan lindas palabras que nos escriben cuando Freemet los ayuda con la alergia en su piel o la de sus hijos.

 

Agradecemos el apoyo de todo nuestro equipo y las personas que hacen posible que emprendimientos chilenos salgan adelante, que son todos aquellos que comparten nuestra visión y saben que No es necesario dar la vuelta al Mundo para que sucedan Cambios Positivos, con solo modificar tu rutina diaria empezarás a verlos. 

¿quieres recibir tips para hacer que tu vida sea más eco-sustentable?