POR QUÉ EN FREEMET DECIMOS NO AL NÍQUEL

 

 

Este elemento, y sus diferentes compuestos, se encuentra ampliamente distribuido en el ambiente, incluyendo plantas y animales usados para el consumo humano, en el aire, el agua, ríos, lagos, océanos y, prácticamente, todo tipo de suelo.


El botón de tus jeans, algunas joyas que utilizas diariamente, labiales e incluso productos que usas en la limpieza tanto personal como del hogar, son algunos de los elementos que contienen en su producción el elemento químico Níquel, un metal de transición de color blanco con un ligerísimo tono amarillo, conductor de la electricidad y del calor.


Algunos alimentos habituales de nuestra dieta pueden tener un porcentaje de este metal, como son los tomates, cebolla, choclo y porotos verdes. Muchas personas pueden convivir normalmente con este elemento, sin embargo, hay un porcentaje que al estar en contacto con esta sustancia, comienza a enroncharse y a sentir picazón en ciertas zonas del cuerpo.


El Níquel es la causa más frecuente de dermatitis de contacto alérgica, la que aumenta en verano cuando existe un mayor contacto con la sustancia al utilizar en esta época más accesorios que están en contacto directo con la piel. Además, este tipo de alergia se agrava por el sudor, por lo tanto, en días de más calor, este metal puede producir picazón a los diez a veinte minutos de la sudoración.


En cuanto a los daños asociados a los ecosistemas acuáticos, como cualquier otro metal pesado, el Níquel es un contaminante que entra al sedimento desde los cuerpos de aguas produciéndose un aumento progresivo de su concentración en el tiempo, hasta bioacumularse en organismos que forman parte de esos ecosistemas, causando graves daños a nivel celular, por su capacidad para desnaturalizar proteínas, y ser asimilados por el fitoplancton y organismos filtradores e incorporados a la cadena alimenticia provocando graves alteraciones ecológicas y biológicas, no solo al ecosistema, sino también a los humanos.

Por otro lado, evidencias de estudios ciéntíficos actuales ( 1 ) han vinculado al Níquel en el aumento de la abundancia de organismos metanógenos, microorganismos que poseen la capacidad de producir gas metano. El metano (CH4) es un potente gas de efecto invernadero que incrementa el calentamiento global del Planeta hasta 23 veces más que el Dióxido de Carbono (CO2 ).


En nuestra misión por cuidar tu salud y también la de los ecosistemas del Planeta, es que en nuestros productos le decimos NO al Níquel, en especial si consideramos que además de provocar problemas alérgicos en las personas, daña a los seres vivos y potencia al aumento del calentamiento global.

Te invitamos a ser consciente con lo que consumes para preservar la vida en el planeta y de las especies que lo habitamos. Únete al cambio y protege nuestros ecosistemas desde tu hogar. Dile No al Níquel junto a FreeMet.


1. Menghan Li, Stephen E. Grasby, Shui-Jiong Wang, Xiaolin Zhang, Laura E. Wasylenki, Yilun Xu, Mingzhao Sun, Benoit Beauchamp, Dongping Hu, Yanan Shen. Nickel isotopes link Siberian Traps aerosol particles to the end-Permian mass extinctioComunicaciones de la naturaleza , 2021; 12 1 DOI: 10.1038 / s41467-021-22066-7